Blog

Share on email
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook

La incertidumbre no ayuda en la recuperación del mercado laboral. El ritmo de oportunidades ha bajado sensiblemente respecto al trimestre anterior. En todo caso, no debe ser una excusa, sino un incentivo a trabajar mejor para encontrar el rol que buscas.

En estos días, los profesionales con quiénes hablo, que están abiertos más o menos activamente a un cambio, me preguntan cómo se accede al “mercado oculto” de oportunidades. Yo les digo que no existe. Bueno, les digo que, en mi opinión, es como Papá Noel, que no existe, pero sí que te trae regalos.

El “mercado oculto”, el enterarse de las oportunidades laborales que te interesan, acceder a procesos, depende en gran medida de tu capacidad de activar tus contactos, tu “network”, y ahí, siempre podemos hacerlo mejor.

Optimizar tu red de contactos depende de tu esfuerzo en identificar personas que te pueden ayudar, y en el cómo les pides que te ayuden.

Identificar las personas es relativamente fácil para todos: la familia, los amigos, los compañeros de universidad, compañeros de los diferentes empleos que hemos tenido, relaciones sociales (ahí incluyo vecinos, padres del colegio, compañeros de deporte…).

Verdad que depende de factores cómo el grado de sociabilidad de uno mismo: algunos hacemos amigos en cada esquina, otros son más introvertidos. Pero con la timidez no se come.

El número de relaciones es más difícil para los que llevan tiempo fuera del país, bien porque están trabajando en otras geografías o porque se mudan a España.

En todo caso, lo crucial es el mensaje que se le da a cada persona. He visto a algunos “coach” (asesores de outplecement) usar una herramienta sencilla, pero claramente útil, que es el “Networking Profile” (NP).

El NP no es tu CV. El NP es una herramienta, mensaje, información, que vas a dar a tus contactos, para que te faciliten relaciones.

El NP consiste en 1 página (UNA, sí, UNA, no 2 o 3 o 5) que debe reflejar la siguiente información:

En la cabecera:

  • Tus datos de contacto (por si tu amigo o vecino le pasa dicha información a un tercero)
  • Tu “value proposition”, es decir, cuál es tu valor y diferenciación -qué aportas- cómo profesional. No más de 1 párrafo. No me refiero a un resumen de tu trayectoria profesional, sino a tu valor.

En la columna de la izquierda, tu pasado:

  • Tus éxitos o logros en tu carrera profesional (si es posible, con indicadores de negocio)
  • Resumen de tu historia profesional, simplemente, periodo, compañía y rol
  • Resumen de tu educación

Todo ello, como si fuera la cabecera de una noticia de prensa. Deben ser “highlights”, que se lean con facilidad.

En la columna de la derecha, tu futuro, lo que estás buscando:

  • Tus roles objetivos, los que estás buscando (por ejemplo, Director Financiero Corporativo o Director Financiero, o bien Director de Controlling, o bien Director de Transformación, o Director de Ventas). Sí, puedes indicar varios roles
  • Perfil de compañías dónde te gustaría incorporarte (tamaño, propiedad, locales o internacionales, en transformación… ) debes incluir los factores que son relevantes para ti
  • Algunas compañías objetivo -concretas- donde te gustaría aportar valor; los nombres siempre dan ideas a quiénes lo leen
  • Perfiles de personas con quiénes quieres contactar (CEO, Director General, Director RRHH, TOP executive search)

Es fundamental que el NP sea sencillo de entender, pero que contenga los datos relevantes.

Toma distancia antes de finalizarlo. Como en el museo, hay que revisarlo con perspectiva. Debe ser claro, sencillo, pero debe tener contenido.

Con ello, a la persona que se lo estás compartiendo, entenderá mucho mejor qué buscas, y con quién puede ponerte en contacto.

Cuando se lo entregas a un amigo o conocido, pídele feedback. Pregunta si se entiende, y si se le ocurren personas en dichos roles, compañías o tipos de compañías con quiénes te pueda poner en contacto. O déjale pensarlo unos días. Va a funcionar.

En mi opinión, es más efectivo que mandar el CV -a veces intenso, engorroso, o que no responde a lo que buscamos, sino a lo que hicimos-. Cuando entregamos el CV a un amigo o conocido, le pasamos la responsabilidad de que piense qué puede hacer con el mismo. Es decir, perdemos en parte el control del proceso. El NP nos permite clarificar, identificar qué queremos o necesitamos.

Todo el mundo quiere ayudar. Si se lo pones fácil, lo harán.

La vergüenza, la sensación de que “perdemos valor” o de que nos estamos exponiendo, no son positivas. No nos aportan resultados.

La ilusión, las ganas, la vulnerabilidad son una palanca diferencial.

Más artículos

26/01/2017
  Cuando surcas las redes sociales te das cuenta que, o bien nos aburrimos mucho, o trabajamos poco, o somos superlativamente creativos. Hay un